0000
Sábado 15.12.2018  20:37
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Tecnología e Innovación
Argentina | Río Negro | 06-12-2018

Traducir a :   Traducir
Premian un radar láser que detecta ceniza volcánica desde los aviones   
Los creadores del aparato que permitió retomar los vuelos en Bariloche luego de la erupción del volcán Puyehue desarrollaron un equipo más sofisticado. Son finalistas del certamen IB50K, del Instituto Balseiro, con una distinción como “mejor aporte para el desarrollo del país”. Ahora buscan financiamiento.
Diario Río Negro ( Argentina )
LORENA RONCAROLO
Durante siete meses, el aeropuerto internacional de Bariloche no estuvo operativo a causa de las cenizas en la atmósfera emanadas por el volcán Puyehue-cordón Caulle. La actividad se retomó recién en febrero de 2012 cuando se instaló una tecnología de radar láser -Lidar- que permitía medir las cenizas en el aire.

Fue la primera vez a nivel mundial que se usó un radar láser para reabrir las operaciones en un aeropuerto.

Siete años después, el equipo ya cumplió su vida útil; de modo que en caso de una nueva erupción volcánica, el aeropuerto no podría operar.

Ezequiel Pawelko, ingeniero en telecomunicaciones de Citedef (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa), ya lleva tres mediciones de erupciones volcánicas. Junto a la licenciada en Ciencias Físicas Nadia Barreiro, este especialista acaba de diseñar una nueva tecnología no solo para los aeropuertos sino también para instalar a bordo de las aeronaves que permitiría sondear el espacio aéreo.

El proyecto “Aerolidar”, un prototipo de micro radar láser diseñado para detectar cenizas volcánicas en la atmósfera e identificar corredores aéreos seguros, quedó finalista en el certamen IB50K, organizado por el Instituto Balseiro y recibió la distinción como “mejor aporte para el desarrollo del país”.

“El equipo anterior era más rudimentario. Este es más rápido, específico y sirve para los aviones”, sintetizó Pawelko y aclaró que el nuevo equipo tendría una duración de 5 años. El anterior, en cambio, requería de mayor mantenimiento.

El primer antecedente fue en mayo del 2008 cuando el ingeniero inició las mediciones de la erupción del volcán Chaiten. “Se desarrolló el conocimiento científico inicial. Luego desarrollamos el Lidar móvil que se implementó en el aeropuerto de Bariloche con la erupción del Puyehue. Esa tecnología siguió evolucionando y ahora estamos en la búsqueda de inversores ya que es costoso. El gobierno apoyó el desarrollo del prototipo pero queremos que llegue al mercado”, contó Pawelko, que cursa un doctorado en la Universidad Tecnológica Nacional.

Recordó que uno de los eventos volcánicos más documentados fue el de Eyjafjallajökull, en Islandia, en 2010, que afectó a toda Europa. “El volcán fue más débil que el Calbuco y Puyehue, en Chile, y paralizo al 75% de la red europea. Las pérdidas fueron por 8.000 millones de dólares, afectó a más de 10.000.000 de personas y se cancelaron más de 10.000 vuelos”.

En el episodio del Puyehue-cordón Caulle, en 2011, “el aeropuerto comenzó a operar con ceniza en la atmósfera. A nivel internacional, la recomendación es no volar. Pero se voló porque se podía determinar dónde estaban las cenizas y cómo estaban distribuidas en el espacio”, expresó.

Por primera vez también, el Servicio Meteorológico Nacional incorporó la información del equipo Lidar a su reporte meteorológico Metar para los pilotos. En esa oportunidad, el lidar de Bariloche aportó información operativa que permitió a las aerolíneas volar con presencia de cenizas volcánicas en la atmósfera.

Otro ejemplo fue la erupción del volcán Calbuco, en el 2015. Bariloche mantuvo un alto porcentaje de operaciones cuando del otro lado del mundo se cancelaban los vuelos domésticos e internacionales de Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.


Una medición en tiempo real
La recomendación por parte de las autoridades aeronáuticas y fabricantes de aviones es la de no volar en presencia de cenizas volcánicas. Sucede que los radares electromagnéticos aeronáuticos o meteorológicos no son capaces de detectar las cenizas por su pequeño tamaño. Con tecnología láser de alta velocidad, el Aerolidar identifica las cenizas y su distribución en tiempo real.
Por los aires
44.000
son los aeropuertos que existen a nivel mundial. De ese total, 17.000 son estaciones comerciales.
24.000
aeronaves de más de 100 pasajeros vuelan actualmente. Ese número se duplicará en 20 años.