0000
Sábado 15.12.2018  21:03
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Salud
Argentina | 05-12-2018

Traducir a :   Traducir
Desafíos y oportunidades en “Edición génica”   
Se llevó a cabo un evento dedicado a conocer qué es, cuáles son las aplicaciones y cómo se plantea a futuro.
MINCYT ( Argentina )
Distintos especialistas, con la presencia de público en general, se reunieron en el Centro Cultural de la Ciencia C3 para disertar en “Todo lo que querías saber sobre edición génica, pero no te animabas a preguntar”, una jornada destinada a conocer en profundidad esta tecnología que promete transformar el sector agropecuario como el de la salud humana. Con la participación de referentes en la materia, el encuentro buscó aportar información, derribar mitos y mostrar nuevas miradas sobre la edición genética, un conjunto de herramientas de ingeniería genética que permite realizar modificaciones muy precisas en el ADN.

El secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, afirmó que “la edición genética promete revolucionar el mejoramiento genético de especies de interés agropecuario y lograr variedades que sean más eficientes en la producción de alimentos y eliminen el uso de agroquímicos. Es una muestra de cómo la biotecnología puede contribuir a la producción sostenible. En cuanto a sus aplicaciones a seres humanos, existen distintas aproximaciones, algunas no ofrecen mayores recaudos como la aplicación en tejidos en personas adultas, en tanto que todas aquellas que tienen que ver con la modificación en vida germinal están sujetas a un serio debate ético y pasarán varios años hasta ver alguna aplicación relevante”. Barañao además señaló que “desde la Secretaría de Ciencia estamos apoyando, a través de distintos instrumentos, la investigación básica, y la creación de empresas tecnológicas que se basen en la aplicación de esta nueva tecnología”. Por su parte, su par de Agroindustria, Luis Etchevehere, expresó que “es importante entender cómo la biotecnología nos ayuda a enfrentarnos a nuevos desafíos como la demanda de alimentos, el tratamiento de enfermedades y cómo la estamos desarrollando en Argentina”, y agregó “es excelente saber que nuestro país sea pionero y ejemplo en materia regulatoria para otros países de la región. Seguiremos trabajando en nuevos desarrollos para ganar competitividad en nuestras cadenas y seguir avanzando en el desafío de ser supermercado del mundo”.
Durante el primer bloque dedicado a producción vegetal y animal, la investigadora de CONICET en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (INGEBI), María Eugenia Segretin, presentó el concepto de edición génica “se produce un corte en la región del ADN que se quiere editar y la propia célula será quien complete la tarea al corregir ese corte utilizando sus propios mecanismos de reparación (a través de la unión de extremos no homólogos o de la recombinación homóloga)”; a su turno, el coordinador del programa nacional de Biotecnología del INTA, Sergio Feingold, mostró el mejoramiento clásico para el incremento en la productividad de cultivos, especialmente en la papa -proyecto de su equipo de investigación- que por edición génica se puede reducir el pardeamiento enzimático; el especialista en producción de embriones por fecundación in vitro y criopreservación, Nicolás Mucci, relató casos con modificación por edición génica y mostró otras aplicaciones como el trabajo que se desarrolla en el INTA de producción en leche hipoalergénica, un caso en producción animal “que alcanza a los seres humanos por su consumo”; y Agustina Whelan de la Dirección de Biotecnología de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, abordó la seguridad en los productos de la edición génica y afirmó que “Argentina es el primer país en contar con una normativa específica para productos obtenidos a través de estas tecnologías”. El conversatorio de la primera parte de la jornada fue moderado por María Lucero Glorio, de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, y contó con la activa participación del público. Los disertantes respondieron inquietudes sobre la aplicación de la edición génica en el sector agropecuario.
Por la tarde, tuvo lugar el segundo bloque destinado a la salud humana, encabezado por el médico del Servicio de Cardiología de FLENI e investigador Independiente del CONICET, Santiago Miriuka, quien contó las aplicaciones potenciales en medicina. “Todo empieza al comprender el genoma”, afirmó al comienzo de su disertación y explicó que con la edición genética “se volvió mucho más fácil” al adaptar un sistema de defensa bacteriano y así puede encontrar una región específica en la secuencia de ADN. El especialista enumeró las posibles aplicaciones como enfermedades de origen genético, tumores, infecciones virales, vectores trasmisores de infecciones y modelos de enfermedad, y relató que “hay primeros ensayos clínicos en curso”. A continuación, el investigador del CONICET en el Instituto de Medicina Traslacional e Ingeniería Biomédica, CONICET - Instituto Universitario - Hospital Italiano de Buenos Aires, Federico Pereyra Bonnet, expuso cuatro casos de avances que se realizan en el país: uno sobre Síndrome de Treacher Collins (malformaciones craneofaciales); otro, sobre enfermedades cardíacas (displasia arritmogénica; Alzheimer y Parkinson (enfermedades neurodegenerativas), y por último, diabetes. Finalmente, la coordinadora de la comisión Interministerial de Terapias Avanzadas, Fabiana Arzuaga, presentó los aspectos éticos y normativos de la edición génica. La abogada enumeró las fases de la investigación y el proceso de regulación. El conversatorio de este bloque fue moderado por la interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS), Claudia Perandones, y contó con la participación de los especialistas quienes respondieron preguntas del público sobre la aplicación de la edición génica en la salud humana.
El cierre estuvo a cargo del titular de la Unidad de Coordinación General, Alejandro Mentaberry, quien pronunció “el futuro se construye. El avance de la tecnología y las sociedades deben avanzar simultáneamente. Este es el camino correcto”.
El evento es organizado por las Secretarías de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, de Agroindustria y de Salud; INTA; CONICET y ANLIS.